¡Sudeste Asiático! Consejos sobre qué hacer y dónde ir en cada país de esta región

Por
Publicado 17 · May · 2019       10:28Actualizado 24 · Jul · 2019

El Sudeste Asiático viene conquistando cada vez más espacio en la lista de lugares para conocer de los chilenos. Y no es para menos: paisajes increíbles, precios moderados y destinos maravillosos. ¿Cómo resistirnos?

Fue pensando en eso que Mejores Destinos decidió preparar un resumen de cada país de la región para facilitar tu planificación. ¡Abróchate los cinturones y buen viaje!

Tailandia

Destino de los sueños de 10 de cada 10 viajeros. Actualmente es más accesible a través de vuelos con menos de 24 horas de duración saliendo de Chile con conexiones en Europa u Oriente Medio. Es un país que fascina por su cultura exótica, arquitectura grandiosa y naturaleza exuberante.

En Bangkok es posible visitar templos populares como el Wat Pho y el Grand Palace; representaciones de la fe budista en el país. Por las noches, un paseo por la Khaosan Road – la Meca de los mochileros – y una copa en uno de los varios bares con terraza en los edificios, con una vista privilegiada de la ciudad a cientos de metros de altura, complementan el itinerario. También es desde donde parten los clásicos paseos hacia las ruinas históricas de Ayutthaya, la primera capital de Tailandia, al igual que hacia los mercados flotantes y ferias típicas. Y cuando los pies se cansan de tanto andar, disfruta de un típico masaje tailandés.

Si al norte, en Chiang Mai, es posible encontrar montañas y cascadas que comparten espacio con elefantes adiestrados y jirafas, es en el Sur que los turistas encuentran la principal atracción de Tailandia: las playas. ¡Y qué playas! No dejes de visitar las islas de Koh Phi Phi, donde se encuentra la bellísima Maya Bay, escenario de la película La Playa.

Si lo tuyo son las fiestas, planifica visitar Koh Phanghan durante la luna llena para ser parte de la legendaria Full Moon Party. Para quien quiera sumergirse en aguas cristalinas y ver peces con coloridos corales, Koh Tao es el mejor lugar del país, (¡Si no del mundo!). Las parejas en luna de miel adoran el romanticismo de Koh Samui y la estructura de Phuket. Tiene muchas islas, para todos los gustos y bolsillos – sólo asegúrate de ir en la mejor época para visitar Tailandia.

Singapur

De la selva, al país más desarrollado en menor cantidad de tiempo. Singapur es un ejemplo de modernidad y progreso para todo el mundo.

El país es pequeño y fácil de recorrer con su excelente red de transporte público que lleva a todos los rincones. Pasea sin apuro por los resorts, centros comerciales y casinos de Marina Bay, y no te pierdas por ningún motivo la sobredosis cultural de los barrios típicos de Chinatown y Little India. Al sur está la isla de Sentosa es el área de ocio del país, con derecho a una playa artificial y parques temáticos de alto nivel como el de Universal Studios. Disfruta de toda la urbanización del primer mundo que Singapur tiene que ofrecer. Y no dejes de tomarte la foto cliché con el Sealion, criatura mítica mitad pez mitad león, símbolo del país, situado en la orilla del Merlion Park.

Laos

¿Es posible que un país que ya fue el más bombardeado de la historia, montañoso y sin acceso al mar, tenga capacidad para sostenerse como destino turístico? Laos es la prueba de que sí se puede.

La ciudad de Luang Prabang, al norte del país, tiene un encanto peculiar, mezcla de la herencia francesa con el estilo asiático. Un auténtico sándwich de pan francés puede disfrutarse a la orilla del río Mekong, mientras que los cánticos de los templos budistas se oyen desde lejos, viniendo de los monjes que hacen cada mañana una bonita procesión en busca de donaciones. A pocos kilómetros de allí, el azul turquesa de las cascadas Kuang Si harán usted redefinir su concepto de “asombroso”. Elefantes y pagodas doradas complementan el paisaje sereno del lugar, hasta la llegada de la puesta de sol, cuando las calles dan lugar a un colorido y silencioso mercado nocturno.

Muy diferente es Vang Vieng, que de silenciosa no tiene nada. La aldea es famosa por ser un reducto de mochileros que van en busca de fiestas, cerveza barata y mucha diversión. El río Nam Song, que corta la ciudad, sirve como playa y patio, y la atracción principal es descenderlo en un inflador, siendo “pescado” por los diversos bares a la orilla que literalmente tiran de los clientes hacia adentro. Todo ello en medio de un escenario deslumbrante de montañas verdes imponentes que parecen proteger al visitante, mientras que los globos al mayor estilo Capadocia cruzan el cielo. La capital de Vientnam es casi un punto de paso, pero es posible tener buenos momentos en ella al visitar el monumento Patuxai, la versión más humilde del Arco del Triunfo parisino. Pero en el extremo sur del país es que Laos muestra su autenticidad: en el archipiélago fluvial de Si Phan Don, las islas salvajes brotan del río Mekong, en un paisaje que recuerda la selva amazónica, recompensando con paz y tranquilidad a aquellos que son lo suficientemente valientes para ir allá.

Camboya

Camboya, conocido por la miseria y pasado sombrío, quedó exactamente donde debería estar: en el pasado. Quien visita Camboya hoy se sorprende con la variedad de atracciones, paisajes y culinarios que este bellísimo país tiene que ofrecer.

Siem Reap es el principal destino turístico, donde se encuentra el complejo de templos del Angkor Wat: el monumento religioso más grande del mundo. La arquitectura es única y muy bien conservada, considerando que parte de las construcciones datan de hasta 1000 años atrás!

La capital Phnom Penh asusta a primera vista con su tránsito caótico, pero ofrece excelentes museos como el Tuol Sleng Genocide Museum y el Killing Fields, atracciones que explican en detalle la complicada historia camboyana. Sin embargo, la gran sorpresa de Camboya son sus playas. El litoral del país es tan hermoso como el de la vecina Tailandia, pero con mucho menos turistas. Sihanoukville ofrece un mar de aguas tibias y claras, y también es el punto de partida para las islas de Koh Rong y Koh Rong Samloem, donde la sensación de exclusividad es predominante.

Vietnam

Con un territorio largo y estrecho, Vietnam está repleto de paisajes únicos, convirtiéndose en un destino completo para todos los gustos. En Ho Chi Minh está el War Remnants Museum, el museo más completo sobre la guerra de Vietnam – desde una perspectiva nada imparcial. Disfruta para conocer los Cu Chi Tunnels e intenta pasar por los túneles que los vietcongs que usaban durante la guerra. Calcula tu estadía para conocer el Delta del Río Mekong y quedarse maravillado con la belleza de los pueblos y mercados locales que corren a lo largo del río.

Subiendo hacia el Norte es posible encontrar desde las dunas causantes del desierto de Mui Ne hasta ciudades serranas de clima templado como Da Lat, cosa extraña de encontrar en esa parte del mundo. Las playas de Nha Trang y Da Nang poseen infraestructura y armonía en la medida correcta, mientras que Hoi An – Patrimonio de la UNESCO – atrae con la simpatía de su ciudad histórica, templos típicamente chinos y una noche iluminada con luces de vela.

La capital de Hanoi es un punto destacado, no sólo por las bocinas de sus incontables motocicletas, sino también por el paisajismo de sus lagos y parques. No te pierdas el Teatro Acuático de Marionetas de Thang Long antes de partir a Halong Bay, un fascinante mar de color esmeralda con piedras gigantes que nacen del suelo, forman laberintos naturales perfectos para las fotos. Para quien le gusta ir más allá, SaPa, en el extremo norte del país, es la parada perfecta para ver el Vietnam de nuestra imaginación: tribus auténticas, plantaciones de arroz, gente con sombrero de vietnamita y barbacoa de sapo, serpiente y rata.

Indonesia

Conocida por ser el archipiélago más grande del mundo, con sólo 17.000 islas, Indonesia es un país verdaderamente encantador. Comenzando por Bali, un refugio hindú en un país de mayoría musulmana. Ahí te esperan hermosos campos de arroz, olor a incienso en el aire, con bosques y templos repletos de monos. Además de las inconfundibles olas, que hacen la alegría de los surfistas. ¡Aprovecha para tomar una clase de surf! Ya en las playas de Kuta y Uluwatu, una puesta de sol inolvidable sucede todos los días. Para los más aventureros, también es posible escalar el Monte Batur, hogar de un volcán todavía activo.

Al lado de Bali tenemos la isla de Lombok, que guarda uno de los mayores secretos de Indonesia: las islas Gili. Pequeñas y deslumbrantes, los tres islotes (Trawagan, Air y Meno) están compuestos de arenas finas y blancas con aguas tranquilas de una coloración indescriptible. No sabemos cómo es el paraíso, pero debe ser parecido a Gili.

Y si la capital de Yakarta no encanta tanto debido a la ausencia de atracciones interesantes, ¡Sigamos explorando las islas! En la isla de Flores, de colonización portuguesa, el Monte Kelimutu es el punto culmine con una laguna azul. En Komodo – el nombre lo dice todo -, prepárese para ver a los famosos dragones con apariencia de dinosaurio. Para quienes quieren ver orangutanes y naturaleza en su estado más presevado, Borneo reserva hermosas sorpresas. Hay cruceros que recorren las principales islas, con visitas a las comunidades locales y paradas para buceo, lo que hace el viaje aún más maravilloso.

Malasia

Malasia no es para dejar fuera de la ruta. En pocos días es posible deslumbrarse con la gastronomía y el paraíso de compras que es la capital Kuala Lumpur, con la presencia monumental de las Petronas Towers – las mayores torres gemelas del mundo!

Recorriendo el país, es posible sorprenderse con la belleza de las islas de Penang y Langkawi, que en nada se quedan debiendo a los destinos más famosos del Sudeste Asiático. Ya en Malaca, son vestigios de la herencia portuguesa en el país, a la vez que se da cuenta de la efervescencia cultural que conforma una nación de malayos, chinos e indios.

Filipinas

Con sus 7.641 islas, el archipiélago de Filipinas probablemente es el mayor secreto del Sudeste Asiático. Con playas increíblemente hermosas y transparentes, pero sin tantos turistas como los vecinos más famosos, las Filipinas todavía ofrecen una buena infraestructura turística a un excelente costo-beneficio, siendo uno de los países más baratos del Sudeste Asiático!

Sin duda El Nido, en la isla de Palawan, es el mayor atractivo de Filipinas. Sus aguas cristalinas y arena blanca son la imagen del paraíso. A pocas millas náuticas de allí tenemos Coron, una isla más rústica y menos explotada, pero igualmente espectacular, con paisajes que te dejan sin aliento en medio de lagos y arrecifes de coral. Además de la oportunidad de relajarse en las islas, Filipinas todavía reserva actividades como paseos con tiburones en Oslob, montañas en forma de gotas de chocolate en Bohol, además de cruceros y paseos en la naturaleza en la isla de Panglao y Tagbilaran. Ciudades como Cebú y Puerto Princesa preservan parte de la historia de la colonización española en el país, mientras que Manila, aunque sea una metrópoli gigante y caótica, es un destino excelente para compras y gastronomía.

Myanmar

Uno de los países más aislados del mundo y recién abierto al turismo, Myanmar todavía es visto como el patito feo del Sudeste Asiático – ¡Lo que es una tremenda injusticia!

Visita Yangon, la ciudad más grande del país, durante la luna llena y tiene acceso irrestricto a los Shwedagon Pagoda, donde miles de birmanos van a hacer sus oraciones. Todo es tan dorado y extremadamente fotogénico que necesitarás la batería y la tarjeta de memoria extra.

En Bagan, admira las ruinas de los templos budistas dispersos por la ciudad antigua – muchos abiertos a la visita. Los más famosos son los templos de Ananda, Thatbyinnyu y Shwegugyi, con mención especial a Shwesandaw – ¡Llega temprano para poder ver la disputada puesta del sol!

Mandalay también es un destino que merece ser visitado, donde miles de monjes se reúnen en las montañas con monasterios abiertos a los turistas. El Inle Lake es un paraíso para fotógrafos, donde la rutina de los pescadores y las comunidades locales se mezclan con la naturaleza.